Inicio          

Museo Inicio
 
1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21  22  23  24  25  26  27  28  29  30  31  32  33  34  35  36  37 

GABRIEL FUERTES

Diciembre 2009 / marzo 2010

BECA DE ARTE "RESIDENT.ES"

El escultor Gabriel Fuertes, nacido en la localidad turolense de Cabra de Mora, ha recibido la primera beca del proyecto 'Resident.es', para trabajar y desarrollar una nueva técnica de grabado.
El proyecto nace de la iniciativa conjunta de la Asociación para el Desarrollo de Gúdar-Javalambre y Maestrazgo (Agujama), del Museo Salvador Victoria y el Ayuntamiento de Rubielos. Lo que se intenta con esta beca es dinamizar el legado del pintor rubielano Salvador Victoria, la localidad de Rubielos de Mora y la propia Comarca.
Con estos objetivos, el artista ha permanecido en Rubielos durante los meses de marzo, abril y mayo de 2OO8 y ha empleado como taller una de las salas del antiguo Convento de las Carmelitas. Esta exposición en el Museo pretende dar a conocer los resultados obtenidos.
El trabajo desarrollado por Gabriel Fuertes en este periodo ha consistido en la realización de una serie de grabados efectuados con una técnica experimental, que el mismo ha creado, donde se prescinde de la estampación con el tórculo y el uso de tintas convencionales. El método consiste en la oxidación de planchas de hierro que contienen la forma deseada y su colocación encima del papel muy húmedo, por un periodo de 8 horas. Ayudado de pigmentos terrosos y del control de las humedades, el artista consigue que el color generado de las oxidaciones del metal se fije en el papel y obtener así efectos y matices de gran plasticidad.
El artista que básicamente se define como escultor, tras su paso por etapas cercanas al expresionismo, desarrolla desde hace unos años en Madrid una obra de marcado carácter constructivo. Su búsqueda se basa en encontrar un lenguaje escultórico que haga referencias a la memoria espacial de las formas constructivas que todos tenemos Estas representaciones sugeridas no son reales, pero su cercanía con lo reconocible, hace que se nos insinúen imágenes acordes al bagaje cultural de cada espectador. En definitiva, lo que intenta Gabriel Fuertes es proponer una reflexión sobre el mundo formal, lo arquitectónico, lo geométrico1 que a todos nos envuelve cotidianamente.



FORMA Y CARNE
De los distintos encuentros que uno desea en el acto creativo, quizás el más codiciado se halla en el momento de la DUDA.
Residen en ella todas las vibraciones y éxtasis, depresiones y cuarentenas, a la vez que hace fluir fugaces verdades sobre los aciertos deseados. Y dicho esto, hay algunos factores que no condicionan nunca al artista y son las bienaventuranzas salvadoras y las automiradas misericordes. Una vez lanzado al abismo de los recelos, sólo le salva la confianza en su carne. Ahora todo radica en su carne,. . . todo es su carne. La materia, la masa, lo tangible se apropia de las manos y aniquila la razón, se desata un amor desenfrenado que quiere construir, que desea transcender.
No hay apoyos, no hay indulgencias, el torrente se ha desbordado y las formas aparecen ataviadas por la memoria y las experiencias visuales. Se desarrollan verdugos con aspecto de inseguridades, de nihilismos de juventud, o de frustraciones heredadas. Pero la mano es sabia, con destreza corta e insiste, y
equilibra, y acaricia y el cosmos primigenio una vez domado es ahora encauzado hacia los límites de la inteligencia. La inteligencia, la duda y la carne no se hablan. Estas tres espías que condicionaran su trabajo, se valen de su flexibilidad conceptual para ser cambiantes, esquivas, indomables, poseedoras de la magia dominarán el color y las texturas, crearán el lenguaje.

Todo está conjugado y experimentado, pero en el hecho creativo no.
Partiendo de la confrontación de materiales e ideas se crea la batalla, sin árbitro uno se siente hombre y mujer, negro y blanco, muerto y vivo. Aparecen las obsesiones lacerantes como puñales, insistiendo con sus imágenes queriendo dominar la obra, ofreciendo resultados fáciles a la mente para que en ese limbo, todo se resuelva sin grandes traumas.
Pero el artista se rebela. No le dominarán ni las espías, ni las obsesiones, la empresa es mucho mayor; las búsquedas y los encuentros van a ser conjugados para algo superior, que es el sentido de la creación. Esta luz humilla a todos esos satélites, y hace fluir los resultados plásticos que germinarán en forma de poesía, desatarán pasiones, removerán las conciencias, influirán en la historia,...pararan las guerras.

EL HECHO ESTA CONSUMADO

Quien no tiene miedos no crece. No hay indiferencia ante el arte, o gozas o desprecias. Si al mirar tienes miedo, es porque eres sensible... pero haz el viaje y si no vuelves, serás de los míos.

Gabriel Fuertes