Inicio          

Museo Inicio
 
1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21  22  23  24  25  26  27  28  29  30  31  32  33  34  35  36  37 

JUAN GENOV?S. ARTE Y SOLIDARIDAD

noviembre de 2007

Juan Genovés es sin ninguna duda el mejor ejemplo de artista contemporáneo comprometido con el hombre. Sus creaciones son un retrato desde hace más de medio siglo del mundo en que vivimos. En palabras del propio Genovés: El artista, lo quiera o no, es siempre notario de su sociedad. Su compromiso y su solidaridad han ido más allá de las artes plásticas y aunque ha abandonado desde hace años la militancia activa su cometido personal no ha cejado de moverse por el terreno de la paz, en pos de los derechos humanos y por ende de la cultura.

Ese sentido de la solidaridad tan común a la generación que acoge este Museo tiene mucho que ver con la confianza en el progreso del hombre y para ello nada mejor que entenderla como ellos lo hicieron, como sinónimo de igualdad, fraternidad, ayuda mutua; y tenerla por muy cercana a los conceptos de responsabilidad, generosidad, desprendimiento, cooperación y participación.

La lucha de los artistas plásticos contra la dictadura jugó un papel importante, pero también tuvo su protagonismo en la transición. La primera reunión de artistas plásticos -entonces clandestina- tuvo lugar en el estudio del artista en 1967, y Salvador Victoria fue uno de los fundadores de la Asociación de Artistas Plásticos, que dio lugar a lo que hoy es VEGAP. En palabras de Genovés: Nuestra capacidad de respuesta era muy grande. Con motivo de la detención policial del crítico de arte Moreno Galván en noviembre del 70 se consiguió reunir de un día para otro a más de seiscientos artistas plásticos en una asamblea en el salón de actos de Bellas Artes de la Universidad Complutense. Sala abarrotada hasta en los pasillos, esperando que la policía entrara de un momento a otro, esta vez no se enteró, y de allí salió el acuerdo de la sentada en el Museo del Prado al día siguiente si no ponía en libertad a José María Moreno Galván. Cerca de un centenar de pintores y escultores estuvimos encerrados en la sala de Goya del Museo, resistimos algo así como tres horas rodeados por un montón de policías amenazantes. Esta noticia se comentó en la prensa extranjera. No aquí, claro está, pues la censura funcionaba. Pero al día siguiente conseguimos que soltaran de la cárcel a nuestro amigo José María. Y en 1976 se produjo un encierro en el Museo del Prado, con motivo de la detención de Juan Genovés y Rafael Muyor, en el que participaron Salvador Victoria, Rafael Canogar, Francisco Echauz, José María Moreno Galván y Eduardo Arenillas, entre otros.

La razón de la detención fue la pintura que Juan Genovés realizó para Amnistía Internacional "El abrazo", que se convirtió en un símbolo de la transición de la democracia en España y la venta –más de medio millón de ejemplares- sirvió para que la Organización se estableciera en España. Esta obra que alberga el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS) se ha convertido en un mito, casi en una leyenda. Desde 2003 en forma de escultura recibe al visitante en la madrileña Plaza de Antón Martín, a modo de homenaje a los cinco abogados laboralistas asesinados en 1977. Y también recientemente nuestro artista ha colaborado con la Plataforma Cultura contra la guerra, realizando una serigrafía en contra de la guerra de Irak.

Para Genovés el acto de pintar es entrar en el mundo de la mirada, de la imagen. Cuando se mira se piensa, se reflexiona. El ojo, nuestra mira- da es un arma que hay que pulir para comprender.

A través de la pintura uno entra en un universo nuevo, de revelaciones, se transita por mundos desconocidos y que nos son familiares, sin embargo. El propio artista resume así su responsabilidad: si fabricamos artefactos para pensar, hay que readecuarlos para la paz.

Jesús Cámara, noviembre de 2007